• saboresgastronomic9

Cuando la vajilla blanca ya no es suficiente en un restaurante


Ya no es suficiente con un plato blanco. Ahora la vajilla también debe ser una obra de arte.

La vanguardia culinaria crea resonancia y hace ya algunos años la gastronomía moderna ha innovado una tendencia.




El mundo de los chefs utiliza chapas de madera, cerámica rústica, lonas, bloques de hielo y cajas para hacer de la comida una experiencia única, ya sea que sirvan delicias rústicas, de corta distancia o gastronomía molecular avanzada.

Se trata de ser un poco diferente a los demás.

La generación, con chefs como Ferran Adria en El Bulli y Grant Achatz en Alinea en Chicago, llevó la cocina y el servicio un paso más allá. Con espuma, gelatinas y bromas culinarias colocadas en cucharas, tubos de ensayo y platos de metal corrugado, sentaron las bases para la comida multisensorial moderna. El plato de madera fue reemplazado cada vez más a menudo por un menú de degustación interminable donde cada pequeño plato es casi una obra de arte en sí mismo.


- El tipo de comida que se hace ahora es más fácil de preparar que antes. Cuando tenemos un menú grande, las pequeñas cosas funcionan bien. Bajando de tamaño en muchos platos, porque es muy difícil hacerlo bien en platos grandes. Un plato grande y blanco requiere un "centro de mesa" y de tres a cuatro acompañamientos que no necesariamente mejoran el plato, simplemente viene con él.


Recibimos la comida a través de la boca, pero también la sentimos con el oído, la nariz, el sentido del tacto, y no menos importante con los ojos. El tipo de plato en el que está la comida está lejos de ser indiferente: los experimentos han demostrado que las palomitas de maíz tienen un sabor más dulce cuando están en un tazón azul o rojo. La mousse de fresa tiene un sabor más dulce, más intenso y sabe mejor en un plato blanco que en uno negro. El queso es percibido como un sabor más agudo por aquellos que acaban de ver dibujos de figuras irregulares que por aquellos que han visto dibujos de formas redondas. El yogur servido en un tazón pesado sabe mejor y es más caro que el yogur en un tazón liviano, y las migas de galleta parecen más crujientes cuando se comen en un vaso de plástico lijado con papel de lija que en una superficie de plástico regular y lisa.


Las tendencias culinarias van cambiando al mismo tiempo que la tecnología, mientras más sepan de nuestros gustos y que nos complace más, experimentaremos más sensaciones y nuestra experiencia será mejor cada vez.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo