Romanesco


Pertenece a la familia de las crucíferas o brasicáceas, junto a coles, brécol, coliflor, el brécol romanesco fue documentado inicialmente en Italia (como Broccolo romanesco) en el siglo XVI.

El romanesco tiene un aspecto extraordinario. Verde lima y con los pedúnculos creciendo de forma cónica y fractal. Esto lo hace muy vistoso a la hora de preparar cualquier receta con él.

Cualidades nutritivas:

La variedad de romanesco presenta cualidades nutricionales excelentes. Su aporte calórico es escaso aunque se ha de tener en cuenta la forma en la que se cocina. Se considera una buena fuente de fibra, vitaminas y minerales y en concreto su contenido en vitamina C es mayor que el de otras variedades de la coliflor. También destaca su contenido en provitamina A y en ácido fólico. En cuanto a minerales, el romanesco es un alimento rico en potasio y fósforo.

El romanesco permite gran variedad de técnicas culinarias: al vapor, asado, frito, estofado, hervido o gratinado.